Mentiras y “gordas” que nos decimos en verano

Nos queremos tal y como somos. La operación bikini nos parece una frivolidad, algo ajeno a nuestros anhelos vitales pero llega el verano y sí que intentamos cuidarnos, no porque el físico nos importe -no somos como esas obsesivas de Instagram– sino por sentirnos más saludables y bien con nosotras mismas. Suerte que nunca decimos públicamente que intentamos “cuidarnos” y mucho menos citamos la omnipresente “operación bikini” porque es más una mentira que una meta real, igual que muchos de estos propósitos que surgen con la subida de las temperaturas y la llegada de las vacaciones.

1.Hoy he ido al gimnasio así que no pasa nada si me excedo con la comida. Y nos vamos de cena con pasta, salsas, vino, postre… y todas esas cosas que dejan en nada nuestro esfuerzo sudando. Al menos tonificamos un poco los músculos.

2.En verano se come más ligero. Una ensalada a las que metemos queso brie, frutos secos, vinagre de Módena, aceitunas, salmón ahumado… Una cervecita o una gaseosa fresquita para acompañar.

3.Con el día más largo saldré a mi hora de la oficina y aprovecharé para quedar con algunos amigos.
A las 19.00 de la tarde te sientes culpable porque no has terminado algo, el otro te envía un marrón urgente y no sé sabe cómo pero te vas una hora más tarde (con suerte) y tampoco es que hayas logrado la paz en el mundo, porque una hora más allí los resultados en productividad -a esas horas- son más bien discretos.

Ilustración de Marta Bros del libro Mujer Sin Blanca Soltera Busca

4.Este verano haré turismo de proximidad para ahorrar.
Me cogeré un vuelo por aquí cerca, tipo Ibiza o Menorca, que está a menos de una hora en avión. De repente el vuelo cuesta como 200€ pero no me muevo de España.



5.Nada de gastar con grandes experiencias, sol y playa que son gratis.
Y te plantas a tomar una ensalada en un chiringuito en y Ibiza te cuesta mínimo 20 euros mientras que en el Mercadona te sale a por un euro y con mucha más guarnición.


Instagram de Jeanne Damas

6.Cultivaré el arte de la lectura (Por ejemplo con Mujer Sin Blanca Soltera Busca). La excusa de la falta de tiempo libre ya no vale pero te levantas por la mañana y te plantas a las 00.00 y no sé sabe muy bien en qué se ha empleado el tiempo, pero al placer de la lectura seguro que no.

7.Aprovecharé para nadar en la playa o en la piscina. Llegas allí y sea por las olas o por el montón de gente que hay, pero nunca nadas más de cinco minutos.


Instagram de Jeanne Damas

8. Aprovecharé las tardes porque el día es más largo. El día con luz es más largo pero las horas son las mismas, así que acabas liándote con mil cosas y te vas a dormir como pronto a las 1 de la mañana y al día siguiente no hay quién se levante para ir al curro.

Leave a reply

Your email address will not be published.

Leave a reply

 
 

Viajar cuando eres treintañera hoy

Las treintañeras de hoy somos mujeres independientes con ganas de descubrir el mundo, pero sin un duro. Desafiantes de la precariedad laboral, no renunciamos a viajar.

 

Uso de cookies

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros, Si continua navegando, consideramos que acepta el uso de cookies. Las cookies permiten a una página web, entre otras cosas, almacenar y recuperar información sobre los hábitos de navegación de un usuario o de su equipo. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR