Nos empeñamos en que no somos felices y lo somos más de lo que creemos

Enero es un mes triste. Es un mes en el que nunca pasa nada interesante. En la universidad empezaban los exámenes y ahora, de currante, no hay ni un solo día de fiesta hasta Semana Santa. Creo que nunca he ligado en enero, ni he tenido ninguna cita. Incluso algo tan intrínseco al mes de enero como las rebajas carecen ya de atractivo, pues llevan un mes haciendo descuentos y promociones.

En enero, salir se hace cuesta arriba. La señora o el señor del tiempo corroboran todavía más mi tesis cuando anuncian olas de frío, y bajadas de temperatura escandalosas. En Barcelona es cuando llega y hace frío de verdad. Por la mañana, cuesta el triple levantarse de la cama. No encuentras el momento de quitarte el nórdico porque el frío invade tu cuerpo, simulando casi una posesión, que no te abandona hasta que no estás en la ducha con el agua caliente a destajo. En la calle tienes que esconder las manos en el bolsillo y tu cara envolverla con una maxi bufanda, mientras rezas para no coger un trancazo.


Ilustración de Marta Bros publicada en el libro Mujer Sin Blanca Soltera Busca

En enero, los planes de día dan pereza – ¿qué puedes hacer? ¿Ir a un centro comercial?- y, por la noche, no sabes ni qué ponerte. Si es demasiado ligero hace frío, si es grueso es poco favorecedor. En cambio, el plan peli, sofá y manta es más que seductor. Más ahora que una de las películas más nominadas a los Oscars – Roma– está en la plataforma.

En enero te rayas mucho. Te desanimas con los propósitos de año nuevo, eres conscientes que ya hace 10 años de eso, 20 de aquello y, si has nacido a principios de año como yo, cumples uno más, pero parece que todo sigue igual, sin avances en eso o aquello que tanto ansías. Y encima, la gente de marketing ha creado el día más triste del año en enero, el Blue Monday, para que te gastes lo poco que te queda después de los excesos de las pasadas fiestas.

Hundida en mi espiral de tristeza y odio hacia el mes de enero, una amiga me dijo algo inspirador: “A veces nos empeñamos en que no somos felices y quizá lo somos más de lo que creemos”. Y es que el ser humano es insatisfecho por naturaleza. Siempre quiere más.

Leí una entrevista a la supermodelo Daria Werbowy – que acaparó muchísimas portadas en la década de los 2000 junto a Gisele Bündchen- en la que explicaba que lo dejó todo para ir a vivir a un pueblo de Irlanda con su novio, quien trabaja de carpintero. “Llegó un momento que tenía todo lo que quería, todo lo que había soñado se había hecho realidad, podía comprar todo para ser feliz. Y, entonces me pregunté, ¿qué hay más? Entonces vi que tenía que dejarlo”.

Si no hay ninguna fiesta hasta abril, en Semana Santa saborearemos cada minuto libre. Si hace muchísimo frío – a parte de que es un invierno más auténtico (a veces incluso echo de menos la niebla de Lleida)-, agradeceremos cada rayo de sol de los próximos meses. Y si no apetece salir ¿qué malo hay en eso? También se disfruta de una tarde sola en casa, tragándote una serie entera. De una cena con amigas en casa sin necesidad de ponernos el modelazo del año.

Y si no hemos ligado ¿acaso esto es lo que da la felicidad? Hay citas que son aburridísimas, con tíos que solo hablan de sí mismos o con los que no sabes ni cómo encontrar un punto de unión. Y si no hay quien nos levante de la cama es que tenemos la suerte de poder dormir con un nórdico. Y aunque a veces pensemos que llega un año más y que todo sigue igual, si lo pensamos fríamente, hemos evolucionado y conseguido más de lo que creemos, aunque nos empeñemos y retroalimentemos en que no es así. Enero cada día nos regala unos minutos más de luz, y nosotros nunca pensamos en ello.

Si quieres puedes seguirme en Instagram

6 Comments

  1. 2 febrero, 2019  16:10 by Isa Pi

    Es la serie francesa Amor ocasional que está ahora en Netflix. El pasado domingo me la tragué entera.

  2. 2 febrero, 2019  16:05 by Mariola

    "Enero cada día nos regala unos minutos más de luz". Cuánta razón...

    Y puede que sí que sea verdad eso de que somos más felices de lo que imaginamos. Reflexionaré sobre ello, jeje.

    Por último, una pregunta: a qué película o serie pertenece la última imagen que has puesto? Me ha llamado la atención...

  3. 31 enero, 2019  22:35 by Isa Pi

    Exacto! Además tu enero no ha estado mal! ;-)

  4. 31 enero, 2019  10:30 by Carla - i am a passenger

    Me encanta Isa! Toda la razón... Nos empeñamos muchas veces en buscar la parte negativa de las cosas cuando en realidad tenemos un montón de cosas que nos hacen felices. Somos un año más sabias (viva eso de cumplir a principios de año!), cada día hay más luz al salir de trabajar, la Semana Santa se acerca, y oye, que si no nos hace feliz lo que nos rodea... nos buscamos la felicidad nosotras! :)

  5. 28 enero, 2019  23:48 by Isa Pi

    Siempre nos quejamos! Creo que es del 84 como yo!

  6. 28 enero, 2019  23:38 by Irene

    ¡Hola!
    Yo con lo del frío y no poder levantarse de la cama me he sentido supermegaidentificada Si ( así todo junto xD).
    Pero sí, soy de las de ver el lado positivo y no quejarse. Que luego llega el verano y empezamos a quejarnos del calor y de esa manera nunca estamos contentos.
    La historia de la modelo no la conocía y me ha llamado la atención, eso y que he ido a buscar y he descubiero que sólo es unas semanas más grande que yo. Y yo aquí comiéndome... Ejem, He dicho que nada de quejas. :P

    Pues eso, ¡un saludo!

Leave a reply

Your email address will not be published.

Leave a reply

 

Uso de cookies

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros, Si continua navegando, consideramos que acepta el uso de cookies. Las cookies permiten a una página web, entre otras cosas, almacenar y recuperar información sobre los hábitos de navegación de un usuario o de su equipo. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR