Los inútiles de letras (Parte 2)

Hace más de un mes escribí un post, inspirándome en los comentarios de un profesor de ciencias sociales, amigo mío, en los que se lamentaba de la idolatría ciega, en las escuelas, por las ciencias y por la tecnología en detenimiento de las letras. A los alumnos no les había pasado desapercibido este tipo de prioridades y, poco a poco, se había creado una especie de línea divisoria entre los “listos de ciencias” y los “inútiles de letras” (en peligro de extinción).

ClubPoetasMuertos_IsaPiBlog

Esta conversación no me dejó indiferente, me indignó y escribí Los inútiles de letras. Contra todo pronóstico ha sido, junto a otra entrada (más sensacionalista), el post más leído de mi blog Mujer sin blanca soltera busca. Además, recibí enseguida muchísimo feedback de los lectores, tanto en Facebook y en Twitter como en los comentarios de mi web. Las aportaciones fueron tan pertinentes y enriquecedoras que he decido plasmar aquí todas esas ideas.

Si de algo estoy segura es que a los de letras no hay quien nos calle y que estamos muy orgullosos de nuestras respectivas carreras. Varias personas me twittearon: “Yo he estudiado Historia y con la cabeza bien alta”, “yo hice Humanidades y lo volvería a hacer”. Por su parte, los profesionales de ciencias y de tecnología me comentaron que la precariedad laboral no es una cosa sólo nuestra, sino que en sus disciplinas también hay sueldos bajos y unas condiciones poco alentadoras.

PenelopeMentesCriminales_IsaPiBlog

Quiero dejar claro que valoro muchísimo la labor de la ciencia y de la tecnología, son muy necesarias, pero el objetivo de mi post era ensalzar las letras que, en cambio, no están en el sitio que les corresponde en la sociedad consumista. Es un error pensar que el progreso está sólo en la tecnología y en la ciencia.

En este sentido, quien desprecia cualquier tipo de conocimiento es una persona ignorante. La sociedad desarrollada se vuelca en todos los saberes. Los griegos de la Antigua Grecia, por ejemplo, tenían a un matemático como Pitágoras y a un filósofo como Platón. En esta crisis, los negocios que sí saben trabajar en equipo son los que triunfan, porque aportan un producto completo.

Parte de la falta de valores actual se debe a este desprestigio de las letras que se palpa en los centros educativos, en los presupuestos estatales y en la mentalidad de muchas empresas y personas. Las letras hablan de quiénes somos y, si no se valoran, convertiremos la sociedad en algo frío, calculador, sin alma y sólo preocupado por el dinero. Algunas películas futuristas ya lo muestran.

Gattaca_IsaPiBlog

En nuestro país, existe la idea retrograda de que si has hecho X estudios ya no se te puede dar la oportunidad de trabajar en otras áreas. Es verdad que uno de letras no va a trabajar de médico o ingeniero de puentes, porque son carreras muy específicas, con conocimientos muy concretos.

Sin embargo, hay otras responsabilidades, más de gestión en la empresa, que una persona que ha estudiado letras puede desempeñar perfectamente, pero antes cogerán a un ingeniero que a un periodista. Los de letras no somos de fiar. En Estados Unidos, en cambio, el director de General Motors estudió Historia. En España nunca hubiera llegado hasta allí.

Hoy, 16 de octubre, sí que las letras ocupan un papel importante en las portadas de los medios de comunicación. Este eco mediático puede durar, como mucho, un mes más. El motivo es el Premio Planeta que se otorgó ayer en Barcelona al mexicano Jorge Zepeda. Su relevancia se debe más a su condición de galardón de las letras en español mejor dotado del mundo que al interés cultural. A pesar de ello, aplaudo este tipo de certámenes que dan visibilidad a la lectura.

GirlsPeluqueria_IsaPiBlog

Aunque nos digan que las letras no tienen futuro (a excepción del Premio Planeta), no hay mayor felicidad que trabajar en algo que apasiona. Dicen que la generación Millennial prefiere estudiar una carrera que le guste a una que le aporte mucho dinero. Muchas veces te harán sentir como un inútil por tus conocimientos, pero recuerda que Picasso, Dalí o Miró tuvieron que emigrar para ser valorados.

La prueba es que cada vez hay más gente válida que se exilia y encuentra su sitio en el extranjero, con todas las dificultades que conlleva estar lejos de casa. Tengo fe en que poco a poco las cosas se arreglarán – sólo que los políticos no se aprovechen del sistema ni nos roben ya progresaremos mucho– y así el potencial que emigra volverá con ganas de desarrollar su proyecto aquí.

GirlsMaleta_IsaPiBlog

4 Comments

  1. 20 octubre, 2014  14:16 by Isa Pi

    ¡Gracias InesP! Tienes razón en las inteligencias múltiples, cada vez más escuelas lo ponen en práctica... A pesar de que a veces cuesta mucho implantar este método cuando uno ya se ha acostumbrado a lo de toda la vida... pero sí que los colegios pioneros hacen esto y ponen en relieve todos los saberes.

  2. 20 octubre, 2014  08:48 by InesP

    El “Yo soy de ciencias” o “Yo soy de letras” intenta ser una justificación a nuestra propia incultura en ciertos temas. Los que se definen de letras parecen así justificar su ignorancia o su falta de interés por todo lo científico como si ambos fueran excluyentes y de igual modo los autodenominados de ciencias dicen lo mismo para menospreciar las humanidades o permitirse así escribir con faltas de ortografía.
    Está claro que no puede generalizarse pero ocurre con frecuencia.
    También es cierto que a día de hoy parece obligada una especialización, es casi imposible que nadie domine todos los temas, si bien parece necesaria a modo de clasificación no tendría que ser una línea frente a la cual nos tengamos que posicionar a un lado u a otro. Aun que nos inclinemos hacía las letras o hacia las ciencias una no puede ir sin la otra. Yo no creo que tengamos que elegir sino acumular saberes.
    Respecto a otro de los temas que Isa Pi comentas sobre la discriminación en la escuela de los tontos de letras y los listos de ciencias, actualmente los métodos de enseñanza en las escuelas están cambiando. Las llamadas inteligencias múltiples. Esto quiere decir que no es más ni menos inteligente Einstein que Michael Jordan, simplemente sus inteligencias pertenecen a campos distintos. Estas diferencias desafían al sistema educativo que supone que todo el mundo puede aprender las mismas materias del mismo modo. Si uno es inteligente en la creatividad y los trabajos manuales ¿porque no puede aprender las matemáticas utilizando esta inteligencia? Dejo aquí mi última reflexión sobre el tema. Gracias por el post Isa Pi.

  3. 17 octubre, 2014  14:27 by Isa Pi

    Gracias por el comentario. Me alegra lo que dices.

  4. 17 octubre, 2014  11:35 by Sophie

    Tengo una amiga que estudió Pedagogía y estuvo durante mucho tiempo trabajando en Recursos Humanos en una empresa, muy feliz. ¿Que no es el área que se le presupone a un pedagogo? Bueno, pero ahí estaba ella.
    Otra amiga mía estudió Magisterio y Pedagogía. Trabajó en un museo antes de dar clases. ¿Qué pinta una pedagoga en un museo? Pues ahí estaba ella, organizando visitas para niños, muy feliz, explicándoles las exposiciones que estaban viendo.
    Yo soy de "Ciencias", sí, pero parte de lo que soy se lo debo a las "Letras". Leer, conocer la literatura, te hace viajar gratis en el sofá con una mantita y un colacao. Además, las personas que leen mucho tienen más facilidad para la ortografía y la gramática correctas (siempre que lean buenos libros, claro), les es más fácil redactar un texto sin ser rimbombantes ni pobres en la expresión. Y tienen más referentes culturales, lo cual enriquece bastante. Mucha gente sólo tiene referentes culturales televisivos, lo cual es una pena...

Leave a reply

Your email address will not be published.

Leave a reply

 
 

Aprender a decir no

El problema es que, por miedo, engullimos todo y al final no nos tienen en consideración, al contrario de lo que creemos a la hora de aceptar un marrón

 
 

Ser aristócrata en el siglo XXI

Es curioso como una mujer con más títulos que el Rey y a quien la mismísima Reina de Inglaterra debe hacerle reverencias recibiera tanto aprecio por parte del pueblo llano.

 
 

La ilusión como motor vital

Tanto realismo puede obstruir nuestra capacidad de crear, de superar obstáculos e ilusionarnos por vivir y alcanzar sueños.

 

Uso de cookies

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros, Si continua navegando, consideramos que acepta el uso de cookies. Las cookies permiten a una página web, entre otras cosas, almacenar y recuperar información sobre los hábitos de navegación de un usuario o de su equipo. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR