Muerte a los trabajos postureo

Si viéramos el mundo exclusivamente a través de las revistas femeninas, llegaríamos a la conclusión que el mundo está muy necesitado de diseñadoras en distintas versiones sea de moda, complementos o interiores. Creo que no hay día que lea ¡Hola!, Vogue, Elle y publicaciones en su línea en el que sus protagonistas no digan que se dedican al mundo del diseño, igual que cuando visualizo Instagramers con cientos de seguidores y su ocupación es ejercer de “diseñadora”.

Y yo me pregunto ¿no habrá mucho paro en el sector del diseño con tantas celebrities, socialities e instagramers metidas en este mundillo que genera vocaciones a doquier? ¿A quién venderán sus colecciones? ¿Alguien ha visto sus creaciones en alguna tienda? ¿Armancio Ortega recluta a tantas promesas del diseño?

Como soy una chica muy inquieta – si no lean Mujer Sin Blanca Soltera Busca– pienso mucho en por qué nadie que aparece en el papel couche tiene ganas de presumir que se dedica, por ejemplo, al big data o a la codificación, ya que los entendidos en la materia dicen que es el futuro y hacen mucha falta en las empresas de nuestra sociedad, aunque “leyendo” los “artículos” de ¡Hola! uno sabe que nunca estará a la altura de las diseñadoras.

Sin embargo, la semana pasada, leyendo Glamour -una revista femenina de esas de las que rajo pero siento un amor odio por ellas y no hay mes que no me compre una-, vi que la top model Karlie Kloss no sueña con ser diseñadora una vez abandone las pasarelas, como acostumbra a ser la tónica habitual, sino ingeniera informática y había emprendido un proyecto para promover la codificación entre chicas de su edad.

En el artículo, mostraban distintas cuentas de Instagram en las que chicas programadoras colgaban fotos de su día a día. ¡No sólo viven de diseñar trapitos las mujeres influencers! Y, ¡no!, las influencers programadoras no son nerds, el estereotipo que nos viene a la cabeza, sino mujeres glamourosas y con estilo. Así que ya viene siendo hora que digamos: Muerte a los trabajos postureo y saquemos todo el encanto a la codificación y sus sucedáneos para que no haya más mujeres sin blanca de la vida.

Fotos extraídas de la cuenta de Instagram de @codergirl_

1 Comment

  1. 20 noviembre, 2017  11:21 by Mariola

    Jajaja. A mí me ocurre lo mismo. Siempre que abro el Hola y en la primera página aparece una treintañera de apellido aristocrático posando en la finca, palacete o cortijo familiar, me pregunto: "Venga va, a ver a qué dice que se dedica. ¿Diseñadora de interiores o de complementos? Y luego están las que se dedican a hacer arreglos florales, tienen una empresa de cátering o venden productos gourmet.

Leave a reply

Your email address will not be published.

Leave a reply

 
 

Qué importa qué cantes sino qué enseñes

¡Qué no cunda el pánico! Aunque la industria de la música se empeña en cantantes explosivas – además de cantar bien- y hombres que cantan bien y punto, sí que hay un grupo de mujer[...]

 
 

Cómo somos según Instagram

No trabajamos, viajamos, comemos en restaurantes, estamos enamorados... ni la jet set vive tan bien como nosotros, gente de Instagram.

 

Uso de cookies

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros, Si continua navegando, consideramos que acepta el uso de cookies. Las cookies permiten a una página web, entre otras cosas, almacenar y recuperar información sobre los hábitos de navegación de un usuario o de su equipo. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR