Abrir la boca una miss o el suicidio femenino

Pensaba que los certámenes de belleza habían quedado en el olvido, que competir sobre los índices de belleza exterior se consideraba algo tan superfluo y banal que había perdido cualquier ápice de interés para la población, incluso Telecinco había declinado apostar por Miss España en su parrilla. Algunos dirán que para ganar no sólo bastaba ser guapa, tenían que ser fotogénicas y saber contestar ante preguntas de mayor calado. Aunque en este tercer punto, se corroboraba esa tesis de guapas tontas, simplificando a muchas mujeres en un buen aspecto.

Recordaréis cuando en 2001 se le preguntó a una aspirante a Miss España qué opinaba sobre Rusia y la chica se quedó perpleja al no tener una opinión formada al respecto. Salió del paso con los tópicos de “hay gente maravillosa” (¿en qué país no hay gente maravillosa?”) y añadió que había habido muchos “cambios políticos”, supongo que le sonaba de la escuela algo del comunismo, el muro de Berlín y Gorbachov. La pobre Miss Melilla hubiera deseado que le preguntaran cuál era su gran preocupación para poder decir “la paz en el mundo”, como hizo Sandra Bullock en Miss Agente Especial.

Con las grandes aportaciones de las misses, una vez más, se potencia ante los medios lo de mujeres guapas cuyo único interés es saber si el pelo es mejor corto o largo, liso o rizado. Recientemente también vimos un ejemplo de estereotipos machistas, que siguen a veces en nuestro subconsciente, como cuando Cristina Pedroche apreció con un vestido con el que se le veían las bragas, en el frío 31 de diciembre, mientras que Frank Blanco iba con su traje como todo un gentleman.

CristinaPedrocheFinAno_IsaPiBlog

Pero si hablo de los concursos de belleza es por la nueva Miss Italia. Alice Sabatini ha dicho que si tuviera que vivir en otra época le “hubiera gustado vivir la Segunda Guerra Mundial”. Y para arreglarlo ha añadido: ”En los libros hay páginas y páginas… Me hubiera gustado vivirla de verdad. Al fin y al cabo, como soy mujer, no habría tenido que hacer el servicio militar”. Nada como oír bombas desde casa y esconderse en los sótanos para protegerse. Que le pregunte a mi abuela lo emocionante que es vivir una guerra.

miss-italia-vince-alice-sabatini-600x300 (1)

Y entonces he empezado a pensar en qué época me hubiera gustado vivir y he llegado a la conclusión de que la actual es la mejor, porque la mujer lo ha tenido muy crudo a lo largo de la historia. Sin embargo, hoy todavía hay mucho que mejorar: la conquista del hogar por parte del hombre, el cumplimiento de los horarios laborales tanto los hombres como las mujeres, valorar a la mujer por lo que hace y no por su cuerpo o belleza, igualdad salarial por las mismas responsabilidades…)

Primero he pensado que la Antigua Grecia podría ser una buena época por sus filósofos, intelectuales y avances sociales pero después me he acordado que las mujeres eran consideradas ciudadanas de segunda. Platón sí que creía en la importancia del papel de la mujer en la vida pública, pero Aristóteles (uno de los grandes filósofos y con grandes aportaciones a la historia de la filosofía) llegó a afirmar que “las hembras son más débiles y frías por naturaleza y hay que considerar al sexo femenino como una malformación natural”. Por otro lado, la Ilustración puede parecer una época muy avanzada pero las mujeres debían llevar esos corsés que eran como las prisiones de su propio cuerpo y no dejaba de ser una metáfora de su vida.

MariaAntonieta_IsaPiBlog

Después he tanteado el siglo XIX, dejándome llevar por las novelas de Jane Austen y sus vestidos holgados, pero en realidad las mujeres debían casarse para tener un futuro y la presión y el estrés que eso suponía… además de depender totalmente de un hombre. Mirad Orgullo y prejuicio. Con 31 años y soltera yo hubiera sido un gran problema para mi familia. Emma siempre ha sido mi personaje favorito porque como es rica no tiene que preocuparse por casarse, incluso prefiere vivir soltera, se dedica a disfrutar y hacer de casamentera. Finalmente se casa con alguien que es su amigo desde hace tiempo y comparten intereses y hobbies, en el fondo, es una romántica. Es por amor y afinidad y no por necesidad. Confieso que el Sr. Knightley siempre ha sido mi hombre ideal.

Emma_IsaPiBlog

Espero que los certámenes de belleza sigan en ese segundo plano como en los últimos años (como mínimo no enterarme de tales reflexiones), porque ya se sabe que ojos que no ven corazón que no siente. Y en el caso de que alguien tenga unas ganas tremendas de demostrar que es la más guapa del mundo, le pido por favor que se lea un libro de cultura general para que la especie femenina no viva un suicidio colectivo cada vez que abra la boca.

PequenaMissSunshine_IsaPiBlog

2 Comments

  1. 24 septiembre, 2015  23:11 by Isa Pi

    Mai havia sentit això d'una miss que fa un monòleg d'un pacient amb Alzeimer. Al link no surt el tema aquest, només a quina cara femenina posaria en un bitllet. Gràcies pel teu comentari... Totalment, una persona rica viu molt millor a qualsevol época però poques dones eren riques, quasi totes ho eren gràcies als marits, a un bon casament.

  2. 24 septiembre, 2015  21:31 by A

    Efectivament per a les dones la millor època és l'actual, però també en països desenvolupats, de la mateixa manera que els temps passats eren bons per a les riques. I les Miss, has vist aquesta? Una que ja em cau millor: tolerant (solen ser conservadores), infermera i en la prova de talent es posà l'uniforme de treball i féu un monòleg d'un pacient amb Alzèimer: http://m.usmagazine.com/celebrity-news/news/miss-colorado-thinks-ellen-degeneres-should-be-on-10-bill-video-2015149

Leave a reply

Your email address will not be published.

Leave a reply

 
 

Isa Pi ya tiene su propia novela

Ahora ya sabéis mi secreto. El próximo 7 de marzo llegará a las librerías "Mujer sin blanca soltera busca". Espero que os riais y disfruteis con las aventuras de Isa Pi.

 
 

Los inútiles de letras (Parte 2)

Si de algo estoy segura es que a los de letras no hay quien nos calle y que estamos muy orgullosos. Me twittearon: “Estudié Humanidades y lo volvería a hacer”.

 

Uso de cookies

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros, Si continua navegando, consideramos que acepta el uso de cookies. Las cookies permiten a una página web, entre otras cosas, almacenar y recuperar información sobre los hábitos de navegación de un usuario o de su equipo. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR