Y Her me robó el corazón

La vida de una nimileurista se caracteriza por ser el blanco de ofertas, rebajas y chollos que se anuncian a bombo y platillo en la red y las marquesinas. Escribo desde un Mac portátil que compré de stock hace cuatro años – un modelo que, según un gay, está ya desfasado y solo sirve para películas ambientadas a finales de la otra década –; la mayoría de los días voy vestida completamente de rebajas – aunque me inspiro en las tendencias del Cuore – y mi piso compartido está eclécticamente decorado con piezas de segunda mano, de los chinos, de Ikea y de los containers.

Este estilo de vida al que me he visto forzosamente obligada a llevar, me obsequió, por sólo 2’90 euros, con una entrada para ver la película Her. ¡Bendita sea la Fiesta del Cine! Tal y como ya dejé caer en Twitter, tras su visionado, vienen a la cabeza múltiples lecturas que se desprenden de un guión rico, inteligente y profundo. Sorprende decir algo así de una historia romántica, porque lo habitual es que desprenda sensiblería y estupidez.

FiestaDelCine_IsaPiBlog

Empezaré por la parte más frívola y banal pero que Joaquín Phoenix sea nuestro hombre protagonista da, a priori, muchos puntos a Her. ¿Cómo puede ser tan tremendamente atractivo este hombre a pesar de llevar todo el rato unos pantalones retro hasta los sobacos, esconder su sexy cicatriz tras un bigote hipster y ser raro, raro? Aunque fuera un timo la película, sólo por verle en cada fotograma valdría la pena.

HerPortada_IsaPiBlog

De su guión – que se llevó un Oscar – pueden hacerse varias interpretaciones, que difieren en función del punto de vista, experiencia, sensibilidad y formación de cada uno. Como este es mi blog, relataré mis propias conclusiones y creo que más de uno estará de acuerdo con ellas y otros, en cambio, se pondrán las manos a la cabeza.

El director y guionista de Her, Spike Jones, fabula sobre la conexión que existe con el otro. Ni el físico, ni el estatus social, ni las apetencias momentáneas pueden lograrla, sí pueden facilitarla, porque la conexión pocas veces surge a primera vista. Sin embargo, nos cuesta profundizar, dialogar, compartir y esperar; y nos decantamos más por el impacto, la rapidez, el placer y el instante, que no abonan el terreno para construir el vínculo hondo y fuerte que une a dos personas.

Esto lo digo porque Phoenix se enamora de un sistema operativo, claro que la versión original tiene la sexy voz de Scarlett Johansson.

La sociedad excesivamente tecnificada a la que tendemos a ir nos aísla, nos hace más egoístas y nos dificulta enfrentarnos a la realidad y compartir nuestros sentimientos. En un momento de la película, Rooney Mara le dice a Phoneix: “Siempre has querido tener una mujer sin tener que enfrentarte a algo real y me alegra que hayas encontrado a alguien”.

Esta frase se le podría decir a la gran mayoría de hombres (también a algunas mujeres), pero en mi caso se lo diría a ellos. Las relaciones esporádicas, los encuentros sin compromiso y las uniones exclusivamente físicas creo que son un reflejo de este miedo o un modo de desahogarse utilizando al otro. En Her, también se hace referencia a este último punto, cuando Phoneix se encuentra con Olivia Wilde.

HerOliviaWilde_IsaPiBlog

Volviendo a la afirmación de Mara, a ellos es a quién más les cuesta la comunicación y mostrar sus sentimientos, un básico para lograr una relación exitosa. Y Spike Jonze ahonda mucho en ello. En este sentido, en el día a día de una relación, creo que el papel de muchas mujeres es la de erigirse en una especie de coach de sus hombres para facilitar este diálogo.

HerRooneyMara_IsaPiBlog

Y por supuesto que esta conexión es más plena cuando culmina con la parte más física porque existe una unión plena en todos los sentidos. Cuando tienes una relación con un sistema operativo es difícil llegar a esta fusión perfecta. Ahora entiendo cuando los gurús, sexólogos y psicólogos dicen que el sexo más satisfactorio es el de una relación estable.

¡Ah! Y para todos aquellos tíos que buscan una justificación científica a la poligamia y se comparan con no sé qué especie animal para no sentirse culpables cuando van de flor en flor o son infieles, que le pregunten al protagonista de Her si le hace mucha gracia que su chica sea la de 400 mil.

Leave a reply

Your email address will not be published.

Leave a reply

 
 

Oscars, Her y Birdman

Leyendo una noticia sobre una empresa que te permite comprar, por 20 €, una pareja ficticia para simular una relación a distancia, me he acordado de Her, de los Oscar de año pasado[...]

 
 

El Sr. Grey no me seduce

No entiendo su popularidad (no vale lo buenorro que está): ¿Nos gustan los hombres dominantes?¿Nos van los traumados?¿Queremos salvarlos? ¿Tenemos una vida sexual aburrida?

 
 

En defensa de Renée Zellweger

No quería ser una más que se pusiera las manos a la cabeza por haberse despojado de Bridget Jones y todo ese candor que desprendía. Entiendo por qué lo ha hecho.

 

Uso de cookies

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros, Si continua navegando, consideramos que acepta el uso de cookies. Las cookies permiten a una página web, entre otras cosas, almacenar y recuperar información sobre los hábitos de navegación de un usuario o de su equipo. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR