Vivir acelerado y cansado

Uno de los eslóganes más típicos de nuestro tiempo es el carpe diem, aprovecha el momento. La publicidad, las redes sociales, los comentarios… están impregnados por esta “filosofía” que popularizó el desaparecido Robin Williams en El Club de los poetas muertos y pronto hicimos nuestro. En una sociedad líquida, donde todo es cambiante y caduco, le va como el anillo al dedo pensar y disfrutar del aquí y ahora sin ir más allá.

ClubPoetasMuertos_IsaPiBlog

Sin embargo, enarbolamos la bandera del carpe diem pero en realidad no nos define. Nos dejamos llevar por las prisas, por los asuntos urgentes, por lo que está de moda y por una sucesión de responsabilidades, obligaciones y compromisos sociales que nos asemejan más a un apaga fuegos sin tregua que a un sujeto dueño de su “carpe diem”, aquel que saca el verdadero jugo a cada momento.

Creo que el ejemplo más paradigmático es el uso de las redes sociales como expositores de nuestra vida, del aparente carpe diem que vivimos. Relatar o escenificar cada momento “carpe diem” en nuestra cuenta de Twitter o de Facebook o de Instagram va dejando pistas de la superficialidad de esa experiencia. Dicen que los Millenials somos más de experiencias que de posesiones, puede ser, pero a veces esas experiencias son más el postureo que la vivencia en sí misma.

ItGirlParisATodaCosta_IsaPiBlog

Muchos ya saben la historia de ese niño que fue con su padre a subir una montaña, y después del esfuerzo que supuso llegar a la cima, el niño con decepción dijo: “¿Tanto trabajo para ver el fondo de pantalla del ordenador?” Con Google en un momento se tiene acceso a ese paisaje, claro que es una reproducción no el auténtico y esto no te da acceso al carpe diem. Sería como ver una obra de teatro grabada, en lugar de empaparte de la historia in situ.

Vivimos acelerados y cansados (tantas presiones y cosas que hacer agota), mientras dejamos escapar lo que realmente queremos y nos hace felices, momentos carpe diem que a veces ni los conocemos, ni sabemos que nos pueden llenar como persona porque apenas los podemos percibir.

EmmaRoberts_IsaPiBlog

La sociedad acelerada es quien nos conduce hacia la superficialidad que nos invade día a día: dedicamos tiempo a moldear nuestro cuerpo porque la operación bikini está a la vuelta de la esquina, a hacer masters y clases de inglés para ser los mejores, recibir elogios y una cuantiosas cantidad dinero, tenemos mil compromisos sociales para ensanchar la red de amigos… Pero después no tenemos tiempo de quedar con una amiga con quien de verdad nos apetece, ni de leer ese libro que de verdad nos apetece, ni ver esa peli que de verdad nos apetece, ni de no hacer nada que es lo que de verdad nos apetece.

Las semanas se suceden sin pausa alguna y el fin de semana ni te digo. Siempre pienso que la película Atrapado en el tiempo (más conocida como El día de la marmota) no puede ser más real. Yo soy la primera atrapada por una sucesión de tareas por hacer, de objetivos laborales a los que llegar, de lavadoras por poner, de clases de inglés por recibir, de mil eventos a los que asistir y después voy todo el día acelerada, cansada y sin tiempo, sin disfrutar del carpe diem.

A veces pienso que si alguien que vive en una sociedad Amish conviviera una semana con nosotros,pensaría que estamos locos y en pocos minutos se volvería a su casa agobiado con las prisas y obligaciones. Yo a veces me pregunto qué haré si algún día tengo pareja e hijos, porque sola ya voy todo el día estresado. Supongo apagar un rato el ordenador y el móvil sería un buen comienzo.

LocaComprasOrdenador_BlogIP

2 Comments

  1. 3 junio, 2016  19:22 by Isa Pi

    En teoría carpe diem es aprovecha el momento pero en ello creo que está implícito vivirlo, cosa que no hacemos porque hacemos cosas, no vivimos los momentos y sacamos el jugo!!!

  2. 3 junio, 2016  09:44 by juan francisco o juanfran

    Carpe diem es vivir el momento, o implica mas la expresión en saber vivir cada momento, saber disfrutar de los detalles de cada instante de tu vida, hay muchas formas de entender una misma expresión. En estos momentos ando dormido, me han despertado, y desvelarse aquí en Barcelona con tanto ir y venir es difícil volverse a dormir, al menos para mi. La sociedad se ha convertido en un tren de alta velocidad en todos los aspectos del dia a dia, muchos quisiéramos tirar el móvil por la ventana y volver a aquellos magníficos manuscritos en tinta y sudor, los cuales nos inundaban en pensamientos ya que nos tomaba cierto tiempo decidir la mejor forma de expresarnos, era parte de nosotros y algo profundamente encantador embriagaba el ambiente. Pero tenemos que adaptarnos, las nuevas tecnologías nos brindan el poder del momento, abarcar un plano de la realidad mundial mucho mas extenso.
    PD: Carpe diem

Leave a reply

Your email address will not be published.

Leave a reply

 
 

Periodismo rancio y moribundo

Indicios: periódicos redactados por becarios, secciones de política y economía que idolatran al poder, Rociíto hace entrevistas y José Luis Moreno produce en el canal público [...]

 
 

Treintañeras frustradas por las expectativas

La gran mayoría vivimos la misma situación de Tom de 500 días juntos, y si tenemos esta capacidad de imaginar y anhelar esa perfección es porque algo de ello también es posible.[...]

 

Uso de cookies

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros, Si continua navegando, consideramos que acepta el uso de cookies. Las cookies permiten a una página web, entre otras cosas, almacenar y recuperar información sobre los hábitos de navegación de un usuario o de su equipo. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR