Trabajar de gratis o la racanería fashion

En la web de Glamouratis, leí un artículo de Carmen Olalla, Marc Jacobs y el chollo de no pagar a sus modelos, que explicaba cómo, en Nueva York, las grandes marcas remuneran a las modelos con ropa. El diseñador neoyorkino no es el primero que se apunta a este trueque cool, ya que Calvin Klein, Oscar de la Renta o Narciso Rodríguez hace tiempo que lo practican con sus maniquíes.

MarcJacobsPromo_IsaPiBlog

En concreto, Jacobs inició una cásting en Twitter (una operación de marketing inteligente y carroñera a partes iguales), a coste 0, con el hastag #CastMeMarc para encontrar modelos anónimos que protagonizaran su última campaña. Un usuario de la red de microblogging le interpeló por aprovecharse de la ilusión por triunfar en la moda de jóvenes modelos. Él sin ningún reparo contestó : “Pagamos a las modelos con prendas. Si no quieren trabajar con nosotros, no tienen que hacerlo”.

SelfieMarcJacobs_IsaPiBlog

Esto me recuerda a una rifi rafe que tuve con un jefe dinosaurio. Le dije una verdad como un templo y se puso como un energúmeno diciéndome: “Nadie te obliga a estar aquí, si no te gustan las condiciones vete”. Un poco obligada sí que estoy, tengo un alquiler y una comida que pagar, y nuestro país tiene una tasa de paro del 26%. Si fuera por gusto ya no estaría desde hace tiempo. Si puedo intento alejarme de los cara dura que se aprovechen de la situación de precariedad laboral.

Como comprenderéis no se lo dije, porque hubiera herido todavía más su ego y las consecuencias hubieran sido todavía más fatales. A su favor tengo que decir que al día siguiente se disculpó, pero remarcó que por sus gritos desproporcionados delante de mis compañeros, no por el contenido. Se agradece, realmente, todo igual en un tono más suavizado hubiera sido más fácil de digerir.

Volviendo a Marc Jacobs y a sus homólogos del diseño, me deja perpleja que marcas que alardean del lujo – y sus directivos se mueven en yates y fiestas de alto standing– tengan esta vena de racanería y priven del derecho de la seguridad social a sus modelos, como mínimo, además de un sueldo que se merecen por su trabajo. Que se queden ellos con sus prendas que han fabricado por cuatro duros en países del tercer mundo a unas condiciones, deduzco por su estilo a la hora de trabajar, nada justas ni admirables. Este tema de aprovecharse de las personas de los países subdesarrollados necesitaría otro post.

MarcJacobsBeckham_IsaPiBlog

Con la excusa de hacer currículum, todos caemos en la tentación de trabajar de gratis, como muchas modelos que ceden para estar en la campaña de Marc Jacobs. Los periodistas somos unos expertos. He hecho varios encargos sin cobrar, con la esperanza que después me dieran un trabajo o me tuvieran en cuenta para colaboraciones remuneradas. He alargado jornadas para que los superiores vieran mi esfuerzo y dedicación y, nada de nada, ni una cena, ni las gracias. A mis 30 años he tomado la decisión de no trabajar más de gratis. Los jóvenes no somos imbéciles.

CastMeTopModel_IsaPiBlog

Pensaba que el trueque era algo característico de la economía del Neolítico y que la moda era un fenómeno intrínseco de las sociedades avanzadas y opulentas. Sin embargo, me he dado cuenta que detrás del glamour de los circuitos fashion hay grandes dosis de comportamiento prehistórico. Le voy a dar una gran idea al Sr. Jacobs y compañía. La próxima vez inviten a sus queridísimas amigas Victoria Beckham, Carmen Kass, Christy Turlington, Kate Moss, Miley Cyrus y Sofía Coppola que vuelvan a ser su imagen a cambio de ropa. Ellas que adoran sus diseños, no necesitan dinero y tienen una gran relación con la marca seguro que aceptan.

Y por mi parte, dejaré de comprar perfumes, gafas y maquillajes de estas marcas que pagan con ropa a las modelos. Los consumidores aspiracionales como yo, aquellos casi mileuristas y mileuristas que compramos sus productos porque así creemos que nuestra vida tiene un poco más de glamour, somos la principal fuente de ingresos de las grandes marcas. Las princesas, it girls y actrices de Hollywood no pagan casi nunca por sus prendas. Así que ejerzamos nuestro poder y digamos #NoCastMeMarc.

CastMeMarcMileyCyrus_IsaPiBlog

2 Comments

  1. 29 diciembre, 2014  21:10 by Isa Pi

    Gracias Noemí! Veo que tu eres una experta con el tema gracias a tu blog! A raíz del éxito de revistas como Cuore Stilo o Divinity, ahora cada vez más revistas de alta gama incluyen más prendas low cost, es decir, las que nos compramos la gran mayoría.

  2. 29 diciembre, 2014  18:33 by Noemi Quiero Ir de Compras

    Hola! Me ha encantado este artículo. Estoy muy harta de la prensa de moda (en papel o diogital) que solo dora la píldora a las grandes marcas. Me alegro de encontrar que aún quedamos un reducto de personas que pensamos y comunicamos con sentido común.

Leave a reply

Your email address will not be published.

Leave a reply

 
 

Aprender a decir no

El problema es que, por miedo, engullimos todo y al final no nos tienen en consideración, al contrario de lo que creemos a la hora de aceptar un marrón

 
 

Odio enseñar el ombligo

Ahora que veo esta tendencia con los ojos de una treinteañera madura y con un vientre no tan perfecto y más hinchado, me parece de mal gusto

 
 

Ser de azúcar o electrocutado de la vida

Esas personas en plantilla que se les exige menos que a la gran mayoría; nunca son objeto de bronca; y se hace la vista gorda con ellos. ¿No te suena? Quizá eres tú.

 

Uso de cookies

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros, Si continua navegando, consideramos que acepta el uso de cookies. Las cookies permiten a una página web, entre otras cosas, almacenar y recuperar información sobre los hábitos de navegación de un usuario o de su equipo. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR