Por favor, bájense del burro y dialoguen

Llevo unos días que duermo poco, me cuesta conciliar el sueño. Estoy preocupada. No sé cómo terminará lo que estamos viviendo estos días en Catalunya, tampoco entiendo cómo hemos podido llegar hasta este punto. Rectifico, sí lo sé, por la falta de diálogo, por la cabezonería de ambas partes por llevar a cabo sus respectivos proyectos e ideas de país, por alimentar a sus respectivas masas con esas promesas que cada uno llama democracia. Ideas que nos distancian y fracturan.

Estoy cansada de los justicieros, de los garantes de la ley con violencia, del victimismo, de los mártires, de las ideas fijas y de los poseedores la verdad absoluta. Por favor, bájense del burro, todos tienen su parte de verdad y su parte de razón, como también todos tienen cosas que los unen. Hablen, póngase en la piel del otro, negocien, pacten, lleguen a acuerdos, es decir, hagan política. Esto es ser un buen político.

He decidido dejar de ver los informativos de televisión porque me generan un gran desasosiego. Cada cadena destaca y enaltece lo que le interesa mientras remueve todavía más unos sentimientos y emociones a flor de piel. Apenas consulto las redes sociales porque sólo veo críticas al otro, zascas que cada uno cree que da al de la idea contraria con dos líneas que simplifican “la verdad”. Todo ello me entristece y me quita el sueño.

No postureen con el diálogo, dialoguen de verdad. El diálogo es un concepto muy manido, pero no es fácil ejercitarlo, sólo saben los buenos políticos. Exige ceder (las dos partes), entender los argumentos del otro, comprender, saber que existen otras opciones, llegar a acuerdos y pensar en el bien de todos los ciudadanos, no lo que me dará más votos, esto se llama populismo. Por favor, no nos dividan, no nos conviertan en inquisidores, en constructores de fronteras y muros y en poseedores de la verdad única sino en personas que saben convivir, que saben buscar los puntos de unión y abanderan un espíritu conciliador.

Por favor, que el seny se apodere de todos nosotros y dejemos de guiarnos solo por los sentimientos y las emociones. Por favor, paremos de recriminarnos lo que unos han hecho a los otros, incluso remontándonos a sucesos horribles del pasado que la gran mayoría de nosotros, por suerte, no vivimos. Por favor, políticos, hablen, dialoguen, no saben la gran responsabilidad que tienen entre sus manos y el bien o el mal que pueden hacer con sus decisiones y declaraciones. Bájense del burro, hablen después de tanto tiempo, lleguen a acuerdos y no usen nunca la violencia (ni verbal ni física).

Leave a reply

Your email address will not be published.

Leave a reply

 
 

Especialista en montar películas

Un simple comentario puede desatar en mi imaginación un relato maravilloso, ideal de la muerte, que sólo sucede en la imaginación y en las producciones de Hollywood.

 

Uso de cookies

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros, Si continua navegando, consideramos que acepta el uso de cookies. Las cookies permiten a una página web, entre otras cosas, almacenar y recuperar información sobre los hábitos de navegación de un usuario o de su equipo. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR