Este lunes empiezo

Gracias a Gisele, Elisa, Bar y Karolina, más la sinceridad salvaje de mi espejo, he vuelto a intentar que la disciplina se cuele en mi vida

Aprender a decir no

El problema es que, por miedo, engullimos todo y al final no nos tienen en consideración, al contrario de lo que creemos a la hora de aceptar un marrón