El curioso caso de los hombres mudos y sin manos

Si el curioso caso de Benjamin Button – interpretado por Brad Pitt– consistía en un hombre que nacía mayor y, con los años, sus arrugas se alisaban, su pelo canoso se volvía rubio y su cuerpo cogía masa muscular hasta convertirse en un niño, en el siglo XXI, nos encontramos con otro curioso caso: el de los hombres mudos y sin manos.

Me explico. Consultando a fuentes de gran fiabilidad, han surgido una serie de casos de chicos ocupadísimos, con mucho estrés, insomnio y una responsabilidad brutal que no tienen tiempo para dedicar a su pareja. Suerte que estos hombres tan solicitados en el mundo profesional no tienen hijos porque no quiero ni imaginar la catástrofe y el shock que supondría para sus vidas.

Saturados con tantos compromisos fuera de la pareja, empiezan a mandar mensajes de escasa imaginación y con poco gancho en el que sólo se lee “estoy muy ocupado”, “no tengo tiempo”, “llevo un estrés brutal”, “mi trabajo me absorbe”, “no duermo” y “me han endosado un marrón”.

Entiendo que no todo el mundo tiene el don de Cervantes, Shakespeare o de Moccia – para poner un autor más actual y empalagoso- pero tanta ocupación y escasez de tiempo hacia el otro inunda un sopor mortífero para la vitalidad de cualquier relación – y de una misma-, aunque se intenta ser paciente y comprensiva porque “a todos nos puede pasar”.

Sin embargo, cuando ya ves que otros compromisos, en teoría, de calibre mucho menor como cortarse el pelo o ir a la clase de inglés o dormir una siesta de cinco horas pasan descaradamente por delante –incluso una está segura de que una llamada comercial de una compañía de teléfono tendrá prioridad a una llamada de la “amada”– empieza a mal pensar.

Después de esfuerzos en vano para conseguir una cita para hablar las cosas como personas adultas, una cree encontrarse ante un caso de hombre mudo. Los hombres mudos no son capaces de hablar y de decir a la cara que no lo ven claro o que quieren cortar con la relación. Sin embargo, una pone las cosas más fáciles y escribe un mensaje (no exento de cabreo para provocar) porque – aun sabiendo que el otro no tiene el don de Moccia para la escritura– será el modo más fácil de suplir su mudez. Pero ese mensaje nunca recibe respuesta, reafirmando que no sólo está mudo sino también sin manos para teclear ni un mensaje.

Si mudito de Blancanieves o Petra – la mascota de los Juegos Paralímpicos de Barcelona 92– tenían un encanto arrollador, los hombres mudos y sin manos ni brazos son unos cobardes que no molan nada. No son capaces de hablar o de cortar una relación y manipulan las cosas para que hagas el trabajo sucio y te conviertas en la bruja.

Ante la presencia de varios casos de hombres mudos y sin manos por Barcelona, solo quiero alertar a las mujeres que salgan a ligar porque ahora están sueltos y sin pareja y tú puedes ser su siguiente víctima.

1 Comment

  1. 9 Agosto, 2017  20:43 by Alina

    También hay alguno que otro por Málaga city...cuidadin, cuidadin! Que la mudez ya está aquí :D

Leave a reply

Your email address will not be published.

Leave a reply

 
 

Cómo triunfar en una primera cita

Al final he sucumbido al ligoteo a través de una app, Lovoo. Como mínimos te ríes y te sube la autoestima. Y quién sabe... Espero triunfar en mi cita.

 

Uso de cookies

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros, Si continua navegando, consideramos que acepta el uso de cookies. Las cookies permiten a una página web, entre otras cosas, almacenar y recuperar información sobre los hábitos de navegación de un usuario o de su equipo. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR