El complejo Salvad al soldado Ryan

El amor o mejor dicho la ceguera del enamorado puede llegar a ser tan absurda que desarrollamos extraños complejos como el de Salvad al soldado Ryan. Creemos que tenemos una misión como la de Tom Hanks, la de encontrar el único hijo superviviente de una madre durante el desembarco de Normandía; la nuestra, la de salvar a nuestro chico. Otra opción podría ser que nos quedamos tan maravillados con las sacrificadas vidas de Jeremy Irons y Robert de Niro en La Misión de Roland Joffé que queremos reproducir esas hazañas con nuestra pareja.

Digo esto porque, cuando prospera el complejo Salvad al soldado Ryan, estamos con un chico porque creemos que somos las heroínas de la peli de Spielberg o Wonder Woman para buscar un símil de moda. Creemos que así le ayudamos, aunque nos trate mal, y que le salvamos de su desorden de vida, incapaz de encarrilarla por su falta de voluntad y vagancia en potencia (aunque él lo cataloga de mala suerte).

WonderWoman_IsaPiBlog

Comprendo que puede darse este fenómeno en la vida de una porque dar, con muy buenos datos de audiencia, cuatro horas al día de uno de los programas más instructivos en esta línea, Sálvame, tiene sus consecuencias y es normal que al final acabes creyendo que tienes que salvar a alguien. Casi inconscientemente te ofreces voluntaria para esa continua petición de salvación sin razón alguna.

Otra teoría podría ser una nostalgia enfermiza por los títulos que veíamos de niños, pienso en Salvados por la campana o Liberar a Willy. Si Zack Morris siempre se salvaba de ser castigado por el Sr.Belding gracias a la campana, nosotras creemos que también le tenemos que salvar de sus Sres.Belding. Si Jesse salvó a Willy de unos malotes que querían cobrar 1 millón de euros del seguro y devolvió la orca al mar, su verdadero hogar, nosotras creemos que también tenemos que hacerlo.

Quizá si eres una Teniente O’Neil de la vida, la Recluta Benjamina o la Madre Teresa de Calcuta puedes aventurarte a salir con un chico al que tienes que salvar, pero no si eres una chica normal. Entiendo que todas soñamos con protagonizar una película americana o ser una salvavidas de Los vigilantes de la playa pero hay que recordar que de Harrisons Ford en Air Force One sólo hay uno, igual que de Pamela Anderson. Siento ser aguafiestas.

ReclutaBenjamin_IsaPiBlog

4 Comments

  1. 13 junio, 2016  00:03 by Juan francisco

    Ayer mientras iba a trabajar, escuche a una cría, algo insolente por cierto, los pies encima del asiento donde debería ir una persona achacada por la edad o por alguna dolencia; bien, pues como auge de esa frase tan carismática escuche a esta pobre pero aun enamoradiza niña hablar sobre los gestos celosos e impulsivos de su noviete, alcance a discurrir que fuera la hermana o la madre del sujeto, y que con tanto aplomo incurria en normalizar a la niña atendiendo esta misma en esa ya finalizada frase ya cambiara con el tiempo, a la cuál seguía como perro jugando con su cola... que tanto tenemos que sufrir las mujeres. Aplomado por esa verdad tan aplastante.
    Dislumbre ya con claros pensamientos ...que la vida con sabia receta te ha recreado contiguamente a lo largo de esta misma, y es sencillo y una de las mas eternas verdades: Es que no puedes esperar a la mujer perfecta, solo a la que realmente este preparada.

  2. 7 junio, 2016  20:22 by silvia

    Es que es un error pensar que estos chicos van a cambiar por tí. Excepciones siempre hay pero están muy contadas...

  3. 7 junio, 2016  13:07 by juan francisco o juanfran

    Si necesitáis un conejillo de indio para demostrar el teorema, me ofrezco voluntario

  4. 7 junio, 2016  10:13 by María Savage

    Entiendo perfectamente de qué hablas. Yo los llamo chicos desafío, ahí que hay un chico problemática y una que se calza el traje de heróina creyendo que lo va a encarrilar... pero no funciona, nunca funciona...

    Besitosss

Leave a reply

Your email address will not be published.

Leave a reply

 
 

Ellos las prefieren jóvenes

Los 30 me han hecho pensar en cómo nos proyecta el cine, qué hombres nos ponen a nuestro lado y si realmente una chica de a pie se siente identificada

 

Uso de cookies

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros, Si continua navegando, consideramos que acepta el uso de cookies. Las cookies permiten a una página web, entre otras cosas, almacenar y recuperar información sobre los hábitos de navegación de un usuario o de su equipo. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR