No es país para viejas

Cada vez que ella se las ingeniaba para “conquistarle” te daba un ataque de risa y, aunque te parece alguien entrañable, no es para estar con un treintañero.