Ser león y no gacela

Desde la tierna infancia me decían eso de que si un chico tiene interés ya se espabila en ir a por ti. En el fondo, este consejo de abuela poco feminista ya me iba bien.

Vivir acelerado y cansado

Las semanas se suceden sin pausa alguna y el fin de semana ni te digo. La película Atrapado en el tiempo no puede ser más real. Estamos atrapados en una sucesión de tareas por hacer.

Llegar tarde para ligar

Cuando coincido con ellos (y me parecen irresistibles) o me empiezan a gustar, hace unas semanas escasas que se han echado novia. ¿Por qué no llegué a tiempo? Si me quedé en casa haciendo el cambio de armario.